El PUNTO y el YOGA, dos disciplinas con mucho en común

tejedoras de le fler

El Yoga es una disciplina ancestral que incluye en su práctica asanas, que son posturas específicas. También técnicas de respiración o pranayama y meditación. Es un estilo de vida en el que se cuida a la persona de forma integral fortaleciendo cuerpo mente y espíritu. Entonces ¿qué relación tienen el punto y el yoga?

Para tejer se necesita un cierto grado de concentración para contar los puntos y vueltas, además de la realización de movimientos repetitivos con las agujas para enlazar la lana. Todo esto lleva a un estado muy similar al de la meditación. Así es como comienza a relacionarse el punto y el yoga. Dedicar un tiempo cada día a tejer nos da la oportunidad de hacer una pausa en el ritmo acelerado que exige la vida moderna. Al igual que el yoga, el punto calma el ritmo cardíaco y la respiración generando una sensación de estabilidad y tranquilidad que nos brinda una vía de escape al estrés diario.

¿Por qué el punto y el yoga?

Ocupar la mente y las manos nos distrae de pensamientos negativos. Enlazar la lana con las agujas, el aprendizaje constante en clase de nuevos puntos, y elegir combinaciones de colores diferentes contribuyen al pensamiento lógico mejorando la coordinación ojo-mano y fortaleciendo la memoria. El punto y el yoga son claves para esto.

Otro beneficio al tejer es que al cometer un error se debe destejer lo que teníamos y tejerlo nuevamente. Tenemos que buscar soluciones, por lo tanto el error se convierte en parte del proceso y se mejora la tolerancia para calmar la frustración. La neurociencia afirma que repetir un movimiento constantemente, combinado con la satisfacción de crear algo nuevo o modificar algo ya existente, estimula la producción de dopamina (el neurotransmisor de la recompensa), de endorfinas (que dan sensación de bienestar y también se producen durante el ejercicio físico) y de serotonina (relacionada con el buen humor). Es así como el punto y el yoga se convierten en las prácticas ideales, además de similares, para calmar la mente.

clase de punto gratis

El punto y el yoga como terapia

En el año  2013 se realizó un estudio en el que participaron más de 3500 tejedores. Fue publicado en el Brithis Journal of Occupational Therapy y arrojó que el 47% de los encuestados afirmaron que tejer les ayudó a resolver sus problemas. El 37% se olvidó de ellos. Y el 39% pudo organizar mejor sus ideas. Un 61% dijo que se concentraron más en lo importante. El 61% dijo sentirse más feliz y un 54% que sufría depresión dijo sentirse mucho mejor. Esto responde a una práctica de atención consciente que comparten el punto y el yoga.

El médico Herbert Beson (autor de “La respuesta a la relajación”), afirma que la acción repetitiva de las agujas y la lana puede inducir a un estado de relajación similar al asociado a la meditación. Este especialista asegura que el punto y el yoga pueden disminuir la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Por lo tanto reduce los niveles altos de cortisol (hormona del estrés) que pueden ser perjudiciales.

El punto y el yoga brindan a las personas que se sienten solas la oportunidad de unirse a grupos o clases para tejer, como nuestras clases gratuitas SUEÑO o nuestro Curso personalizado de Punto. Así tener un sentido de pertenencia a un grupo y disminuir su sentimiento de soledad. Bien sea para aprender y hacer cosas para ellos mismos o para la familia, como fuente de ingresos o para donar.

Ya hay muchos centros de salud que incluyen la terapia de tejido o lanaterapia entre los servicios que ofrecen, así como comunidades de artesanos que luchan para que los enormes beneficios que aporta esta actividad sean aprovechados cada vez más.

Disfruta el punto y el yoga

El punto y el yoga se fusionan en muchas ocasiones para brindarnos la oportunidad de tener una mejor calidad de vida, además de disminuir los efectos nocivos del estrés y establecer vínculos con otras personas y comunidades. Estos son solo algunos de los beneficios que podemos obtener al realizar estas actividades. Tener un estilo de vida más relajado y centrado con más tolerancia a la frustración definitivamente nos hará personas más felices. Así que tomemos agujas y lanas, ¡y a tejer!

Deja un comentario